El Castillo

La construcción de la fortaleza en Niepołomice se inició a mitades del siglo XIV por orden de Casimiro el Grande. El Castillo se convertiría en el lugar preferido de residencia del Rey, sin embargo su florecimiento empezaría en tiempos de Ladislao Jagellón. En el Castillo tuvieron lugar tribunales de justicia, encuentros reales y sus consejos, así como cacerías con participación de invitados procedentes del extranjero. A mitades del siglo XV, Ladislao Warneńczyk entregó la fortaleza en prenda y hasta finales del siglo XVIII el Castillo permanecería en manos de las dinastías de los Czuryło, Branicki y Lubomirski.

En 1506 Segismundo Stara modernizó el Castillo, pero su última forma de residencia renacentista la obtuvo en tiempos de Segismundo August. El fin del esplendor del edificio vino con la invasión sueca. En 1655 saquearon Niepołomice, destruyeron la Iglesia, y parte del Castillo destruido lo habilitaron como almacén de comestibles. Tras la partición de Polonia en 1772 aparecieron los Austriacos que, tras adaptar el Castillo como cuartel, desarmaron el segundo piso. Durante el periodo de entreguerras y tras la guerra cumplió la función de servicio público. Se colocaron en él locales comunales, la central telefónica, e incluso la sala de partos. En 1991 el Castillo se convertiría en propiedad del Municipio de Niepołomice. Se emprendieron en aquel entonces complejas actividades de restauración.

Las labores fueron difíciles y costosas. El Castillo no requería solamente trabajo de estética, sino que también requeriría un refuerzo de la construcción y del drenado. Se han restaurado bellos detalles renacentistas de arquitectura que ornamentan las ventanas, las salas, la puerta de entrada, y también el magnífico patio florido, que con su encanto cautiva a los turistas y huéspedes. En la actualidad el Castillo cumple la función de centro de cultura y negocios. Tienen lugar un gran número de conciertos, exposiciones, encuentros de negocios, bodas, banquetes, y en las buhardillas se encuentra un hotel de tres estrellas, con capacidad para albergar a 55 huéspedes y también el Centro de Conferencias con el nombre de Lech Wałęsa.

Was this article helpful?

Related Articles