Según las escrituras de Jan Długosza, tras un ano de reposo de la batalla de Grunwald, el 11 de noviembre de 1411 Ladislao Jagellón vino a ver Niepołomice, desde el 25 de noviembre pasó una solemne revista a la tropa triunfante y regresó triunfalmente a Cracovia.

En 1902, en Wężowa Góra, se construyó un pequeno montículo para honrar a los niños de Września. Ocho años más tarde el militante polaco de la Asociación de Gimnasia “Sokół” en Niepołomice tomó la iniciativa de restaurar dicho montículo, y el pretexto de ello fue el quinientos aniversario de la Batalla de Grunwald. El montículo se alzaba en un principio hasta unos 6 metros, pero en consideración del entusiasmo local de la comunidad se decidió aumentarlo hasta 14 metros, y el diámetro base hasta 30 metros. En 1915, tras finalizar todos los trabajos, se colocó un obelisco de hormigón en la cúspide.

Al extenderse la cúspide del Kopiec Grunwaldzki, se disfruta de una vista panorámica de la Zona Industrial de Niepołomice y, en la lejanía, de Cracovia.

Czy ten artykuł był pomocny ?

Podobne artykuły