Niepołomice – historia

La historia de Niepołomice está estrechamente relacionada con el Castillo, que fue residencia real de verano llamada con frecuencia “la segunda capital polaca” y con la Selva de Niepołomice, lugar legendario por sus numerosas cacerías.

Se desconoce el documento de la fundación de Niepołomice, pero lo más probable es que nunca existiera. Sin duda el primer pueblo surgió a raíz de la colonia al servicio de Casimiro el Grande para construir durante los anos 1340 – 1349 un castillo de defensa y cacería. En 1350 se erigió en él una parroquia, cuya consagración, en octubre de 1358, tuvo lugar en presencia del Rey Arzobispo Yaroslao de Bogoria y Skotnik. Sin la menor duda, por aquel entonces, existía una taberna real, en la que el soberano durante la ocasión de consagración de la iglesia instauró la primera parroquia de Niepołomice.

La colonia empezaría a desarrollarse notablemente en tiempos de Ladislao Jagellón. Evidentemente el Jagellón adoraba desplazarse a Niepołomice. Las numerosas visitas reales atrajeron – fuera de un denso séquito y cortejo – a gran diversidad de gentes, buscando un alojamiento y dónde repostar. Del registro de 1564 se deriva que el número de habitantes del pueblo de Niepołomice ascendía ya a por lo menos 200, entre ellos 11 campesinos, 17 taberneros, 5 alfareros y algunos guardabosques, cuya obligación era custodiar la Selva.

Niepołomice obtuvo los derechos cívicos tras la partición. El 11 de abril de 1776 el poder austriaco estableció aquí la sede de dirección de los bienes del Estado, del tribunal municipal, oficina de aduanas y del tesoro público, creó un amplio mercado y otorgó a la ciudad un escudo. En el escudo, sobre un fondo azul se colocó un fragmento del castillo en color blanco, con cinco ventanas y el trazado de la puerta de entrada. Los muros del castillo en ambos lados están soportados por las patas de grifos dorados erguidos, con la parte delantera vuelta hacia sí. Durante el periodo de entreguerras, la forma del escudo cambió a oval con la efigie del águila con corona y la inscripción de la Ciudad de Niepołomice. El escudo actual no obstante se basa en la versión original.

Niepołomice se convirtió en un punto importante en el mapa al este de Cracovia. Prueba de ello fue la inclusión de la ciudad a mitades del siglo XIX al sistema gallego de ferrocarriles del enlace Cracovia con Dębica y Lwów.

En 1888 Ladislao Wimmer fue nombrado alcalde de Niepołomice, al cual la historia recuerda como el hábil administrador, constructor y… productor de excelentes tejas, que hasta la actualidad cubren techos en Viena y Berlín.

Tras finalizar la I Guerra Mundial, los Austriacos abandonaron fácilmente Niepołomice, y el 7 de noviembre de 1918 los habitantes de la ciudad plantaron el Dąb Wolności (Roble de la Liberación), que aún se encuentra en el Parque Miejski.

Tras la II Guerra Mundial, la ciudad se encontró en una situación difícil. Se perdieron bastantes habitantes, las escuelas no funcionaban, con una vida económica totalmente desorganizada. No sería hasta finales de los años cincuenta y sesenta que, con motivo de la construcción de la planta de metalurgia Nowa Huta, Niepołomice empezaría a desarrollarse dinámicamente.

Con la caída de la República Popular de Polonia, en Niepołomice empezarían a gobernar personas elegidas mediante elecciones democráticas. El 7 de junio de 1990, el Consejo Municipal elegiría como alcalde a Estanislao Kracik. En 1993, como primero de la historia de los habitantes de la ciudad, ocupó un lugar en los bancos parlamentarios de la Asamblea Nacional de la República de Polonia. Por aquel entonces Niepołomice empezaría a desarrollarse dinámicamente. En la actualidad el municipio cuenta con cerca de 26 mil habitantes y la ciudad sirve como ejemplo de buena administración.

Was this article helpful?

Related Articles